Los 100×100 de MARRONYNEGRO: Salamanca, ¡100×100 charro!

En 2018 la Universidad de Salamanca está de celebración, pues cumple nada más y nada menos que 800 años. Desde MARRONYNEGRO pensamos que no hay un mejor momento para presumir de ser 100×100 charro que este, y queremos celebrarlo no solo con nuestra pulsera y nuestro llavero, sino también hablando un poquito de esta ciudad mágica.

cabecera 100x100 charro

MIL COSAS QUE VER:

Si hay algo que verdaderamente enamora en Salamanca es su arquitectura. Recorrer sus calles te traslada a un pasado dorado, en el que la piedra de Villamayor hace las veces del mármol en Roma. Entre los monumentos más visitados están la Plaza Mayor, las dos catedrales, la fachada de la Universidad y la Casa de las Conchas. Sin embargo, esto son tan solo unos pocos ejemplos de todo lo que hay que ver en la ciudad, poblada de iglesias y obras de arte que te quitarán el hipo por donde pases.

GASTRONOMÍA TRADICIONAL:

La comida típicamente Salmantina es de corte tradicional y está, literalmente, para chuparse los dedos. Entre sus platos más destacados reina el hornazo, una empanada rellena con chorizo, lomo y jamón. Otras delicias salmantinas son la jeta, cara de cerdo cortada en pequeños trozos muy crujientes y las patatas revolconas.

UN PAR DE CURIOSDIADES:

¿Por qué a los salmantinos se les llama “charros”?

En Marronynegro tenemos una pulsera y un llavero maravillosos dedicados a los salmantinos: 100X100 CHARRO, pero ¿De dónde viene esta palabra y por qué se utiliza para referirse a la gente de esta tierra?

El origen de la aplicación del término charro no es para nada halagador. El vocablo, de procedencia prerromana, viene a significar basto o tosco. En un principio se usaba para denominar a los agricultores y ganaderos salmantinos, que tenían fama de rudos tanto por sus ropas como por su forma de hablar. Con el tiempo, la palabra ha ido perdiendo su connotación negativa y se ha convertido en un cariñoso patronímico para cualquiera cuya procedencia sea Salamanca.

El origen del Lunes de Aguas:

Aunque famosa por su erudición y su cultura, Salamanca también era conocida por ser el burdel de Europa. Tanto es así, que en el S XVI Felipe II promulgó un edicto por el que se obligó a expulsar a las prostitutas de la ciudad durante la cuaresma. Las meretrices debían permanecer al otro lado de la orilla del Tormes hasta pasada la Semana Santa, acompañadas por un eclesiástico llamado Padre Lucas, que terminó siendo popularmente conocido como “Padre Putas”. El Lunes de Aguas, día que ponía término a la Semana Santa, el “pecado” regresaba a la ciudad entre vítores y celebraciones. En la actualidad, cada Lunes de Aguas es festivo y se celebra haciendo un picnic multitudinario en las márgenes del río, con un plato estrella muy típico de la zona: el hornazo salmantino.

Deja un comentario